lunes, 1 de febrero de 2010

The italian job...

...o una inglesa muy italiana.
Así podría titularse la historia de la 125 LCH y la de su creador, Len Harfield. El cual al finalizar la Segunda Guerra Mundial comienza a trabajar en el taller de automóviles de su pueblo, Southampton. Allí le dejan usar herramientas, tornos, fresas y demás, fuera de sus horas de trabajo. Con lo que el buen hombre decide llevar a cabo su gran sueño: construirse su propia moto para correr.

Len Harfield en 1951 con la primera versión de su LCH 125

Y allá que empieza, con una Royald Enfield monocilíndrica de 150 cc a la que, bajándole la cilindrada a 125 cc, convierte nada menos que en una Harfield Corsa con doble árbol de levas en culata de fabricación propia, al igual que el cigueñal excéntrico, los amortiguadores de auto modificados, el basculante, etc.
Lista su primera versión en 1951, continuará evolucionándola hasta el año 1959. Pasando de distribución por cadena y cilindro de cotas cuadradas influenciado por las Benelli de 250 de competición, a la más sofisticada última versión de 1959: motor con cárteres de Rudge 250, cilindro de carrera larga y una relación de compresión de 11,5:1. Caja de cambios Albión de cinco velocidades, carburador Amal GP de 1" y horquilla earles. Todo para girar hasta las 12.000 rpm y lograr una punta que superaba las 100 mph. Nada mal para una 125 4T, nacida a principios de los '50.
125 LCH en 1954

Sus batallas en los TT de los años '54, '55, '56 y '57 con las MV Agusta y las Mondial -oficiales y privadas- que dominaba la categoría, aun se recuerdan.


Al contrario que alguna otra fabricación suya, como un monocilíndrico 4 Tiempos/2 Tiempos, que en lugar de válvulas y muelles realizaba la distribución a través de dos pistones excéntricos de menor diámetro, uno con transfer de admisión, el otro con trasnfer de escape. Curiosa idea que nos llevaría de nuevo a Italia, donde en 1954 Alfonso Drusiani realiza identico invento, en 250 cc, del que creo recordar tengo foto que prometo subir por aquí en cuanto la encuentre.


125 LCH en su última versión, 1959.


Por lo demás, aquí queda el recuerdo a la 125 LCH, una inglesa a la italiana. Solo una. La suya, la de Les Harfield. Un tipo interesante.

2 comentarios:

madsundaysurvivor dijo...

Gracias!!, siempre aprendiendo nuevas historias.
Me pierden las distruciones por piñones. Y la Benelli 250 gp mono dohc que has nombrado no digo nada..

lemon dijo...

No hay de qué. A ver si encuentro tiempo y unas fotos de una moto italiana de competición fabricada a la inglesa...para contrarrestar. Una maravilla bolognesa no muy conocida.
Saludos.