martes, 23 de febrero de 2010

Las "Water Buffalo"

"En las pruebas de velocidad se admiten motocicletas derivadas de serie, modificadas lo radicalmente que se quiera, tanto en motor y cambio como parte ciclo, siempre que se mantengan los cárteres y bloques de cilindros originales"

Así rezaba en 1972 el reglamento de la AMA para sus carreras de la Fórmula 750.
Y no necesitaron más los ingenieros de Suzuki para intentar lo que desde hace tiempo intentaban: hacerse con el dominio de la categoria, puerta del mercado americano.
Cogen los cárteres de una Suzuki GT750 y le añaden cilindros y culatas de magnesio, pistones de alta compresión, cambio de relación cerrada, mikunis de 32 mm, un chásis realizado solo para ella, eliminan dinamo/ alternador por la izquierda y los tres ruptores del encendido por la derecha para conseguir una moto más esbelta, suspensiones Kayaba, doble freno de disco de 230mm y simple trasero de 200 con las pinzas de serie de pistón simple.


Y a probar la moto en Japón, para lo que Suzuki llama a Ron Grant y Jody Nicholas.
Moto que resulta ser una auténtica bestia que ha pasado de los 67 cv de la GT de serie a más de 100 cv. Cronometrada a una velocidad máxima de 284 km/h, con una entrega de potencia a partir de las 6.000 rpm donde "empieza el fin del mundo" hasta las 8.300 rpm y con un chásis que se retuerce como un alambre planteando muy serias dudas sobre su manejabilidad, se gana el apodo de "Water Buffalo" (literalmente "Bisonte refrigerado por agua") y si nos olvidamos de la manía habitual de hacer añicos la cadena de transmisión alguna que otra vez, lo que acabará siendo un mal endémico de la moto, los pilotos, habituados a competir con la lentísima TR500 derivada de la Titan, se muestran encantados con la nueva Suzuki.

Y llegan las 200 Millas de Daytona, año 1972, donde se planta el equipo de fábrica de Suzuki con tres pilotos, los dos anteriores más Art Baumann, y con sus "Water Buffalos" dispuestos a llevarse la carrera. Y lo que sucedió en ella...es otra historia que contaré más adelante.

No hay comentarios: