lunes, 1 de marzo de 2010

Gran intento

Triumph X75 Hurricane 1972-1973

Mediados de los años 60, la explosión del mercado americano es ya un hecho. Se ha pasado de 60.000 unidades importadas en 1960 a 609.000 cinco años después.
Triumph pasa de vender en USA 6.300 motos en 1963 a 28.700 en 1967 y 37.721 en 1969, lo que obliga a una fabricación y montaje de 900 unidades por semana, cuando la fábrica de Meriden estaba preparada para sostener un límite de 350 motos semanales. Morir por el éxito, se llama a eso.
Al mismo tiempo, finales de 1968, se presenta una moto que estaba lista para su producción ya en 1963, la Triumph Trident/BSA Rocket. Y para mayor desastre, dicha presentación coincide con la puesta en escena de la Honda CB750Four. El mercado americano cae rendido a los pies de la Honda, despreciando absolutamente las angulosas lineas de las tricilíndricas inglesas.
La filial americana de Triumph/BSA es la primera en ponerse a trabajar para dar una respuesta en condiciones. Don Brawn, vicepresidente de BSACI (BSA Company Inc. Sociedad creada para unir las actividades de marketing, distribución y venta de Triumph y BSA en USA), convencido de necesitar mayor personalidad en las motos para poder recuperar su hueco en el mercado, se reune con Harry Chaplin, responsable de ventas del grupo, y le solicita un diseñador a la altura de realizar rapidamente un proyecto lo bastante atractivo e innovador como para presentarlo a la casa madre en Inglaterra, que no sabía nada de todo esto, para su posterior y urgente desarrollo. Mr Chaplin responde sin pensarlo: Craig Vetter.


Diseño original. El logo era de BSA en el depósito y el motor conservaba la inclinación de la Rocket, que el T150 no tenía. Igualmente tren delantero original de la Rocket 3, incluido el tambor.


Pero ¿quién es Craig Vetter?
Pues un chaval de 27 años, que en su casa-garaje en un pueblo agrícola de Illinois, lleva tres años dedicándose a diseñar carenados de fibra de diseño muy personal, y que los fines de semana se divierte haciendo dirt track con su Yamaha 125.
Y es este chaval el que viene contactado en 1969 por el vicepresidente de BSACI, y recibe el encargo de realizar "su" versión de la tricilíndrica: la Vetter Rocket 3, como él mismo la llamaba. Proyectada del 7 de Junio al 7 de Septiembre de 1969. Entregada por el mismo Vetter en Nueva Jersey el 31 de Octubre, recibida por el presidente de la BSACI con la frase "Es una maldita polla naranja, empaquetadla y mandadla a Inglaterra", le estrecha la mano a Vetter y desaparece. Y con él, la moto de la que su diseñador no vuelve a saber nada hasta el 9 de Marzo cuando recibe un cheque pagándole el trabajo, pero ni una palabra sobre el destino de la moto.
En Abril de 1970 recibe una llamada telefónica del nuevo director de mercado del grupo BSA que le informa de la vuelta a América de la Rocket 3 para ser probada por la revista Cycle World, comentándole, de paso: "...y me preocupa un poco lo larga que es la horquilla". Sorpresa de Vetter, que no había tocado la horquilla de la Triple original. Y se informa que su diseño ha sufrido algún que otro cambio en Inglaterra.

Pero la moto no aparece, el tiempo pasa y no es hasta ¡1972! mes de Enero, cuando le vuelven a llamar para pedirle que se acerque a Houston, que " le quieren enseñar algo"
Y allí fue cuando vio la definitiva X75 Hurricane. Con el logo Triumph en el depósito. Reconociendo que le gustó mucho, si bien no comulgaba con dos modificaciones: la horquilla más larga y el reborde de fibra naranja como terminación de la parte posterior del asiento que su diseño original no tenía.


Diseño original



Diseño definitivo


La moto sale al mercado el 2 de Junio de 1972 y lo abandona el 12 de Enero de 1973 con tan solo 1.175 unidades vendidas.

Las ventas no acompañaron. Y no por la calidad del diseño o de la moto.
Influyeron basicamente dos factores para este desastre comercial:

Era una moto cara, 600 dólares más cara que una Honda 750 Four, y además en los años transcurridos desde su creación hasta su puesta en el mercado por la lentitud de las directivas inglesas y su falta de fondos para producirla, la casa Triumph se había "preocupado" mucho en USA de arruinarse su tradicional prestigio de calidad de fabricación, había destrozado literalmente la Bonneville con su rediseño en 1971 y el infame chásis "oil in frame" y la desconfianza no solo hacia las mecánicas inglesas, sino hacia las mismísimas corporaciones, BSA desapareció como marca en USA ese mismo año, era ya enorme.

Curiosamente Craig Vetter firmó un nuevo contrato, el mismo Enero de 1972, para rediseñar la nueva Bonneville trás el fracaso del modelo 1971-72.
Su proyecto: la Triumph Bonneville TT.
Inspirada en la Triumph de competición de Gene Romero, sabor a dirt track en la nueva Bonneville de Vetter, cuyo diseño desgraciadamente nunca vería la luz en el mercado...¿o quizá si?


Craig Vetter trabajando en su Bonneville TT

3 comentarios:

madsundaysurvivor dijo...

Como se ha movido esto estas semanas!!.... ya veo que te has aplicado, llevo más de una hora leyendo.

Sobre la Boneville TT 750, el propió Vetter, comentó que Enero del 73 se presentó en USA, el prototipo a pequeños grupos de clientes y concesionarios, para ver su reacción ante una posible entrada en producción del modelo. Parace que el diseño no gustó mucho.

lemon dijo...

Sin embargo es practicamente la T160 triple una copia de la TT de Vetter. Al parecer en Inglaterra se basaron en ella para rediseñar la Triple y salió la T160. El depósito es clavado. A mi es un Triple que me gusta, aunque reconozco que también la T150 "me pone".

madsundaysurvivor dijo...

efectivamente el depósito de la T160 tiene las mismas líneas. También me gusta la T160, es la que tuvo más aspecto actualizado a sus días de todas las triples (bsa/triumph)